Música

Documentales musicales de la BBC Radio

Pocas cosas me gustan más que escuchar cosas sobre la historia y los efectos sociales o personales de la música. No sé cómo llegué a esta serie de documentales de la BBC (en podcast), que en principio no se podrían escuchar desde fuera del Reino Unido, pero a los que se puede hacer desde aquí (es el RSS para suscribirse):

http://downloads.bbc.co.uk/podcasts/worldservice/musicdocs/rss.xml

(Aquí, el enlace para iTunes: https://itunes.apple.com/au/podcast/world-service-music-documentaries/id544333109?mt=2)

No he sido capaz de encontrar una URL para cada episodio, solo tengo las de los archivos en mp3:

One Love: the Legacy of Bob Marley (Poet Lemn Sissay —whose own life was uniquely altered on hearing Marley’s music and by discovering a shared Ethiopian connection— talks to fans and musicians, from all over the world to find out what it is about Bob Marley’s music that has created such a passionate – and diverse – following)

The Secret History of Bossa Nova (Forget its low-key, supper club reputation, bossa nova was tied to a political revolution in Brazil. Presenter Monica Vasconcelos travels to Rio to meet musicians that were part of the original bossa scene – Joyce and Marcus Valle, Eumir Deodato and music writer Ruy Castro)

Southern Tracks – Part One (Writer and DJ Joe Fletcher tracks down forgotten musicians who made records in the 60′s and 70′s, in America’s Deep South. In part one he speaks to Johnny ‘Hurricane’ Jones, Paul Anderson and Little Jan Buckner) (En este caso sí he encontrado una página con más info, aquí: http://www.bbc.co.uk/programmes/p00w2s2d)

Southern Tracks – Part Two (Writer and DJ Joe Fletcher tracks down forgotten musicians who made records in the 60′s and 70′s, in America’s Deep South. In part two he speaks to Pastor Tim Daniels and two members of the Ramada Singers – LC Jacobs and James Johnson)

Johnny Cash and the Forgotten Prison Blues – Part One (How singer Johnny Cash’s experiences performing concerts in jails across the US turned him into a passionate prison reformer)

Johnny Cash and the Forgotten Prison Blues – Part Two (Did Johnny Cash have any real impact on prison reform in America? Was it realistic for Cash to attempt to rehabilitate an inmate through music?)

Standard
Música, Personal

Obsesión

Han pasado ya unos cuantos años, y nos hemos acostumbrado a tener tantísima música a nuestro alcance, que se nos puede olvidar que hubo una época previa en la que solo teníamos los discos que teníamos, y nos hartábamos de escucharlos una y otra vez. Recuerdo que durante años llevaba mentalmente una lista de los discos que más veces había oído en mi vida (ahí estaban sin duda el Graceland de Paul Simon y el doble directo de Sabina, y algunos más que ya he olvidado).

Southeastern, el último disco de Jason Isbell, entraría en la lista, incluso en esta época en la que el propio concepto de disco como unidad artística parece ya una antigualla, y en que entre Spotify, Radio Gladys Palmera y tantísimas otras fuentes de música buena y variada, parece casi impensable dedicarle a un disco más de una escucha:

Y para colmo, es un tío majo y con una vida intensa e interesante, como demuestra esta conversación con Marc Maron (enorme) en su podcast WTF, que no me canso de recomendar:

Episode 482: Jason Isbell | WTF with Marc Maron

*

 

And the songs that she sang in the shower are stuck in my mind

Like ‘Yesterday’s Wine,’ Like ‘Yesterday’s Wine’

And experience tells me that I’ll never hear them again

Without thinking of then, without thinking of then…

Standard
Personal

Redirección de NBA.com a la página del diario As

Desde hace unas semanas, al parecer tras un acuerdo económico, cuando uno intenta entrar en nba.com desde España, se le redirige automáticamente a la portada de la sección de baloncesto del diario deportivo As. Lo cual no es solo una molestia, sino casi diría que un ataque a mi libertad de información (aunque sea sobre algo tan crucial como el baloncesto, vale).

En la web de As se puede configurar como página “por defecto” la de NBA.com, pero esa decisión solo se recuerda durante una semana. Trascurrido ese tiempo, vuelta a empezar: escribes nba.com en el navegador, o pinchas en cualquier enlace que te lleve a su home (también desde dentro de su web, como suelo hacer yo desde la página que lista los resultados de los últimos partidos). Dan ganas de mandarles a todos a tomar viento, pero el vicio es el vicio, así que ahí seguimos… Pero sin resignarnos.

Buscando un poco, he visto que lo mismo sucede en otros países, donde medios locales han llegado al mismo tipo de acuerdo con la NBA. En una web australiana he encontrado una posible solución, aunque la acabo de aplicar y no sabré hasta dentro de una semana si es efectiva o no. El caso es que, cuando en la página de As seleccionamos que preferimos la edición estadounidense y a continuación tratamos de acceder a NBA.com pinchando en la bandera americana, durante un instante aparece en la barra de direcciones del navegador una URL como esta, que hace que se desactiven las redirecciones a la web española:

www.nba.com/gr/reflectIntl.html?gr=spainuw&page=www&&dur=1000w

El último parámetro (dur) indica la duración de esa desactivación, en semanas. Por defecto, el valor que aparece es “1w” (one week). Yo, como el camarada australiano, he puesto 1000 semanas. A ver si funciona.

Seguiremos informando.

Actualización (12 de marzo de 2014): Ha pasado más de una semana y la redirección no se ha vuelto a producir, así que parece que la cosa funciona. :)

Standard
Personal

Dave Winer: Why blog?

Not saying that quick comments shouldn’t be tweeted, but when you figure something out that’s not trivial, if it has value, you’re wasting it if you put it on Twitter or Facebook.

The mission of blogging is to empower all of us to go directly to each other with our expertise. So if you know something as well as anyone else, or you learn something or know something that should be shared, then you should share it on your blog.

Enlace
Personal

José Álvarez Junco: La formación de la identidad española

En 2001, poco después de la publicación de su libro Mater dolorosa: La idea de España en el siglo XIX, José Álvarez Junco pronunció en la Fundación Juan March de Madrid una serie de ocho conferencias bajo el título global de La formación de la identidad española (resumen del ciclo, en pdf). En ellas, da una visión nada nacionalista de la nación y el nacionalismo españoles. Aquí se pueden escuchar online o descargar:

1. Las Ciencias sociales ante el fenómeno nacional (MP3)

2. De Hispania a España. Identidades ibéricas en la Antigüedad y en la Edad Media (MP3)

3. Renacimiento, protestantismo y monarquías absolutas (MP3)

4. El reformismo borbónico y la llamada ‘Guerra de la Independencia (MP3)

5. El siglo XIX. Nacionalización de la cultura y problemas políticos (MP3)

6. El 98 ‘Desastre’ y ‘Regeneración’ (MP3)

7. El siglo XX. La Guerra Civil como conflicto entre dos visiones de la nación (MP3)

8. Último franquismo y transición. Perspectivas actuales (MP3)

Fuente: Fundación Juan March

Standard
Personal

Radio Ambulante

Radio Ambulante se define como «un programa de radio que cuenta historias latinoamericanas provenientes de todos los países de habla hispana, incluyendo Estados Unidos».

En general, se trata de crónicas que combinan lo personal («Los polizones») con lo social («Todos vuelven»), pero también hay algún episodio de ficción.

Aunque la gran mayoría de los episodios están grabados en español en distintos países (y en diversos acentos) latinoamericanos, el programa lo coordinan desde San Francisco (California)  Carolina Guerrero y el escritor peruano-estadounidense Daniel Alarcón. Y eso se nota especialmente en el tono, cercano y directo, en sintonía con lo mejor de la radio pública estadounidense.

En caso de duda, recomiendo empezar por «Somos fabricantes», la historia de dos hermanos de un pequeño pueblo argentino cuya pasión fue siempre construir aviones y verlos volar. O por «La balada de Daniel D. Portado», la fascinante historia de un personaje que nació como una sátira contra las políticas anti-inmigrantes en California en los años noventa y ha acabado colándose en la agenda política del partido Republicano, y su absurda idea de «self-deportation» (auto-deportación).

Entrevista sobre el proyecto con Daniel Alarcón (Revista Eñe, Diario Clarín): «Tiene que ver con el idioma»

RSS: http://radioambulante.org/es/feed.php

iTunes: https://itunes.apple.com/us/podcast/radio-ambulante/id527614348

SoundCloud: http://soundcloud.com/radioambulante

Stitcher: http://www.stitcher.com/podcast/radio-ambulante

iVoox: http://radioambulante.ivoox.com

Enlace
Edición

Bring Code and Poetry Together

[Ver traducción al español más abajo.]

Hi, I’m Richard Nash and I’m with a publisher, called Red Lemonade, and with a startup, called Small Demons.

New York City is a place where over the last —especially— four years, to some degree over the last ten years, the city administration has made great efforts to be able to compete with Sillicon Valley, to try and build up a tech sector in New York, to build up startups in New York.

There’s going to be a massive Cornell University-sponsored tech campus in Roosevelt Island being built over the next decade, for example. There are seed funds, there are incubators, there’s mentorship, there is New York City’s Chief Digital Officer. I’m not going to ask for us to get what those guys get (although it would be nice). But what I would like to propose is that they understand that what makes New York City unique, what makes New York City potentially vastly more hospitable to technology startups, is when we integrate culture into technology. Because the most successful technologies of all are the ones that disappear. Like the book. Our very first industrial technology. A technology we have gotten so good at, a technology that we have perfected through hundreds years of it being sanded down to a fine grain by contact with human society that is technology that has disappeared.

And so what I would like to see our city do in the next few years is bring together culturalists, novelists, poets, with technologists. To bring code and poetry together. Which, in very practical terms, can mean things like ensuring that the city’s coworking spaces, which are designed to be hospitable to coders, can also be used just like the writers’ room. And where writers can interact, and drink coffee, and complain, and talk shit with coders, with one another. And where coders would get to see a world beyond Facebook and Google, beyond search, and beyond data. But to understand why we look for things, why we want to meet people, what data in fact allows us to do. That the new literary journals, and the new literary websites of our city are startups as deserving of mentorship, as deserving of bandwidth and cheap server space as the new dating websites. Because both dating websites and poets have stories to tell. This will make New York City not just a place in which you make a living but a place in which you make a life, whether you are an engineer or a novelist.

Thank you.

Richard Nash.

 

[Hola, soy Richard Nash y trabajo en una editorial, llamada Red Lemonade, y en una startup, Small Demons.

Nueva York es un lugar donde, especialmente en los últimos cuatro años, pero hasta cierto punto durante la última década, el ayuntamiento ha hecho grandes esfuerzos para poder competir con Sillicon Valley, y tratar de crear un sector tecnológico en la ciudad, crear startups en la ciudad.

Por ejemplo, durante la próxima década se construirá un enorme campus tecnológico, impulsado por la Universidad de Cornell, en Roosevelt Island. Hay fondos de capital simiente, incubadoras, programas de mentoría, y existe el cargo de director de digital de la ciudad de la ciudad de Nueva York. No estoy pidiendo que nos den lo mismo que a ellos (aunque estaría muy bien). Lo que voy a proponer es que entiendan que lo hace de Nueva York un lugar único, lo que la hace potencialmente muchísimo más acogedora para las startups tecnológicas, es la posibilidad de integrar cultura y tecnología. Porque las tecnologías más consumadas son las que desaparecen. Como el libro, la primera de las tecnologías industriales, una tecnología que hemos perfeccionado a lo largo de cientos de años de roce continuado con la sociedad humana, hasta el punto de que ha desaparecido como tal.

Lo que me gustaría es que nuestra ciudad juntase a la gente del mundo de la cultura (novelistas, poetas...) con la del mundo de la tecnología. Unir código y poesía. Lo que, en términos prácticos, puede suponer algo como asegurarse de que los espacios de coworking de la ciudad, que están diseñados para resultar acogedores para los programadores, sirvan también como estudios para los escritores. Lugares donde estos puedan interactuar, tomarse un café, quejarse, y hablar de cualquier cosa con los programadores, y entre sí. Y donde los programadores vean que hay un mundo más allá de Facebook y Google, más allá de los buscadores, y de los datos. Y entiendan por qué buscamos cosas, por qué queremos conocer gente, qué es lo que los datos realmente nos permiten hacer. Que las nuevas revistas y sitios web literarios de la ciudad son startups tan merecedoras de mentoría y de ancho de banda y espacio en servidores barato como las nuevas webs de citas. Porque tantos estas como los poetas tienen historias que contar. Esto hará de Nueva York un lugar donde no solo ganarse la vida, sino donde también crear vida, tanto si uno es ingeniero como si es novelista.

Gracias.]

Standard